Etiquetas

,

En el II Congreso de la Micro, Pequeña y Mediana empresa

1

Por: J.C. Valero / Día 01 de julio – 2015 / Link diarioabierto.es


La federación de empresarios Fepime, perteneciente a la patronal catalana Fomento (CEOE) reclamará este jueves a la Generalitat medidas urgentes para eliminar trabas administrativas y reducir la presión fiscal y los costes de producción de las pequeñas y medianas compañías, además de que la fibra óptica llegue a los polígonos industriales, lo que merma su productividad.

Con el objetivo de frenar la destrucción del 99 por ciento de las empresas catalanas, dada su situación actual de riesgo, y para que la recuperación llegue también a las pequeñas y medianas empresas, la presidenta de Fepime, María Helena de Felipe, ha advertido en la presentación del Congreso que si no se toman medidas “en breve” para facilitar la actividad a estas empresas (que en su mayoría son pequeñas o micros) la mitad de las actuales 579.500 tienen que tienen entre 0 y 50 trabajadores, no existirán en diez años.

De Felipe asegura que actualmente la reactivación se está produciendo mayoritariamente en las 7.000 grandes empresas catalanas, pero no la notan las micro, pequeñas y medianas, que aportan el 63% del empleo y el 67% del valor añadido bruto (VAB), por lo que ha reclamado acciones que ayuden a su recuperación, ya que ha constatado que, por cada 100 empresas que cierran se crean 85, lo que supone un déficit en el tejido empresarial.

El II Congreso de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa de Cataluña arrancó en Lleida el 22 de abril y ha propiciado 12 encuentros en diferentes territorios con los empresarios de las federaciones de cada zona. De Felipe ha explicado que en las reuniones, en las que han participado grupos de entre 15 y 20 empresarios, se han tratado diferentes temas agrupados en los ámbitos de reforma administrativa y regulación, financiación, infraestructuras, fiscalidad, I+D+i, internacionalización, formación, espíritu empresarial, relaciones laborales, energía y medio ambiente.

Además de las reclamaciones en infraestructuras de comunicaciones y telecomunicaciones, los empresarios se quejan también de la competencia desleal que suponen el intrusismo y la actividad no regularizada, la excesiva carga administrativa y la lentitud en los trámites, el acceso a la financiación, y la morosidad.

El perfil medio de una pyme en Cataluña tiene una plantilla de entre uno y tres trabajadores, presta servicios y carece de aspiraciones de crecer. Fepime también reseña reconoce que seis de cada diez no tiene ninguna orientación hacia la innovación y tampoco tienen vocación internacional. A juicio de la federación patronal de las pymes adscritas a Fomento y a la CEOE, las recetas que sirven a las grandes empresas y a algunas de las medianas no son útiles para las más pequeñas a la hora de buscar una salida a la crisis. Su presidenta, Maria Helena de Felipe, también subraya que las pymes deben ponerse deberes, sobre todo para compensar la escasa profesionalización de sus direcciones y ganar tamaño para poder competir.

Anuncios