Según BBVA Research

dienro

Por: Begoña González / Día 26 de junio – 2015 / Link diarioabierto.es


BBVA Research ha elevado la previsión de crecimiento de Cataluña hasta el 3,2% en 2015, y prevé que el avance económico se sitúe en el 2,5% en 2016. El banco anuncia también que el crecimiento supondría la creación de 200.000 puestos de trabajo en la comunidad catalana.

La política monetaria expansiva en Europa, la depreciación del euro y la brusca caída del precio del petróleo han sido tres de los factores clave que han provocado el crecimiento de la región. Desde el punto de vista interior, en cambio, el buen comportamiento de la demanda interna y, en particular, el consumo privado, han puesto la guinda a estas positivas apreciaciones.

No obstante, la entidad  bancaria advierte de que este escenario favorable no está exento de riesgos. Además de los riesgos internacionales, relacionados con las tensiones geopolíticas derivadas de la política Rusia, la brusca caída del precio del petróleo, la incertidumbre del impacto de la política monetaria de la Reserva Federal sobre los países emergentes y las negociaciones relacionadas a un nuevo paquete de ayuda y reformas en Grecia, que podrían afectar negativamente a la actividad económica, el banco cita riesgos internos de la política española. La incertidumbre derivada del intenso calendario electoral podría también condicionar las políticas económicas, afectar a la velocidad con la que se implementan las reformas necesarias e incidir en la actividad en los próximos años. Un calendario electoral que en el caso catalán se agudiza con la deriva independentista.

Según las predicciones de la entidad bancaria, es de esperar que durante los próximos trimestres la tendencia de mejora se mantenga, ya que la caída significativa del precio del petróleo está repercutiendo directamente en una mejora de la renta disponible de las familias, en una disminución de los costes de producción y en la reducción de los costes de transporte, de especial relevancia para el sector turístico y las exportaciones de bienes. Por otro lado, la política monetaria del BCE ha reducido considerablemente el coste de financiación y ha tenido un impacto significativo sobre el tipo de cambio del euro frente al dólar, mejorando la competitividad de las empresas catalanas y dando todavía más motivos para confiar en el crecimiento de la región.

Además del turismo, el comercio, la hostelería, las reparaciones, la industria manufacturera, el resto de servicios privados también contribuyeron positivamente al crecimiento y por ejemplo,  el sector inmobiliario, contribuyó con el incremento de las ventas de viviendas, que está generando un cambio de tendencia en la construcción y, tras siete años consecutivos de contracción, los visados de obra nueva de vivienda aumentaron un 51,4% durante el 2014, si bien los niveles comparativos del 2013 presentaban mínimos históricos y las diferencias territoriales son grandes.

Como consecuencia a todos estos cambios, se espera que el PIB de Cataluña se incremente en un 2,5% en 2016 y el mercado laboral continuará la línea de recuperación iniciada en el tercer trimestre de 2013 y, de acuerdo con las previsiones económicas, el empleo se incrementará en 200 mil personas en el bienio 2015–2016, hasta alcanzar los 3,25 millones de trabajadores al final de 2016.

Anuncios