Etiquetas

, , ,

Existe una red de 38 cátedras

CCF_6març

Por: Dayana García Blas / Día 7 de marzo – 2015 / Link diarioabierto.es


España es el primer país del mundo que “académicamente se toma en serio la empresa familiar”, ha aclarado el director general del Instituto de Empresa Familiar, Juan Corona

A nivel mundial, EEUU encabeza la producción académica en materia de empresa familiar, pero España le sigue en importancia, dada la existencia de nada menos que 38 cátedras de empresas familiares de otras tantas universidades y escuelas de negocios, que trabajan en red  y supone atesorar un alto conocimiento especializado en empresas familiares en todo tipo de campos.

“El protocolo es fantástico para garantizar la continuidad de la empresa, pero no es 100% efectivo”, explicó Juan Corona en su intervención este viernes en el Cornellà Creación Fórum. El experto en economía aplicada añade que tiene que haber una dedicación de tiempo y dinero importante para que la empresa familiar pueda elaborar ese protocolo o constitución de su futuro y se vea beneficiada. Corona apunta que le “preocupa que cambiemos tan rápido de leyes en España”, ya que tiene que existir un recorrido para que éstas cuajen porque resulta más difícil planificar sobre un entorno cambiante.

El economista plantea varias vías para promover el crecimiento de las empresas pequeñas o familiares. La fusión, “incluso entre competidores” es algo que está al alza en otros países avanzados, como Alemania. Sin embargo, en España no prospera la idea. Y es que “muchas empresas prefieren cerrar antes que fusionarse”. Por otro lado, “juntarse temporalmente para emprender un proyecto (UTE), realizar acuerdos comerciales para limitar riesgos, promover el I+D+i y apostar por los sistemas de mercado alternativo bursátil y por el de renta fija aunque precisen de una regulación para agilizarlos, son vías que Corona aconseja explorar a las empresas familiares.

El también director del Instituto de la Empresa Familiar ha señalado que las empresas familiares han aguantado mejor la crisis porque han mantenido una planificación estratégica de largo plazo, además de endeudarse menos al tener más capitalización, al no repartir muchas beneficios para reinvertir, pero también por los “principios empresariales donde si el dueño se tiene que bajar el suelo, lo hace. Yo conozco propietarios que se lo han quitado incluso”, añade Corona.

CCF_6març_1

El catedrático aclara que “la economía española, como la de cualquier país avanzado, se sustenta en la empresa familiar”, aunque siempre hay que contemplar que se debe buscar el equilibrio entre el riesgo y la sostenibilidad. Precisamente por la naturaleza de la empresa familiar, en donde el objetivo es ser sostenibles y no tanto conseguir el máximo beneficio que marca la ley del capitalismo, las empresas familiares han aguantado mejor el ‘chaparrón’. “Tienen una planificación estratégica a largo plazo que responde a este preocupación de ser sostenibles; podríamos decir que prefieren un mínimo riesgo y una máxima sostenibilidad, por delante de repartir dividendos”, ha dicho Corona. A la vez, muy posiblemente por este carácter poco arriesgado, también es cierto que las empresas familiares crecen menos. En este sentido, Corona ha hablado de distintas vías a reforzar: mejorar las vías de financiación –disponer de capital-; incentivar el crecimiento a nivel público; y, por último, cambiar elementos culturales.

Factores como el excesivo individualismo que se da, en ocasiones, en el seno de las empresas familiares: “Aquí, se prefiere cerrar la empresa antes de fusionarse con el que ha sido, durante muchos años, tu competidor. En los países anglosajones, cuando la empresa familiar está en apuros se sientan y intentan llegar a un acuerdo”, critica Corona. De hecho, este ‘egoísmo’ se da, en cierto modo, incluso con los familiares políticos: la estadística asciende cada vez más cuando se refiere a si un familiar político, un cuñado por ejemplo, es familia o no. Actualmente, según Corona, el 50% cree no lo son, cifra que va al alza. Como alternativa entre la empresa familiar tradicional y la familiar cotizada (empresa familiar que cotiza en bolsa pero que dicha familia es propietaria de más del 25% del capital), Corona ha propuesto como buena alternativa el protocolo: “El protocolo es fantástico para garantizar la continuidad de la empresa, aunque no es 100% efectiva”, ha añadido el experto de economía aplicada. “Ha de haber una dedicación de tiempo y dinero para que la empresa se vea beneficiada”.

Anuncios